América Latina el nuevo escenario de la lucha político-religiosa entre Irán, Turquía y Arabia Saudí

El presidente turco Erdogan

La región de Latinoamérica es escenario y desde hace años de una lucha estratégico-religiosa entre Irán y Arabia Saudí, y se añade en la actualidad Turquía. Este último país albergó recientemente una cumbre Turquía-Líderes Islámicos Latinoamericanos. Los tres países quieren afianzar su presencia en esta una región del mundo.

Desde hace décadas, Arabia Saudí se encarga de promocionar el Islam en la región de América Latina, de hecho hasta hace poco, era el único país musulmán con recursos financieros para llevar semejante tarea. Este país, financió la construcción de decenas de mezquitas y centros culturales islámicos en las grandes urbes de la región.

No obstante, la irrupción de Irán en la zona puso fin a la hegemonía de Arabia Saudí. De hecho, en pocos años, Irán logró minimizar la presencia saudí. Los líderes iraníes han apostado por una agenda doble. Una agenda política, es decir la coordinación con países gobernados por la nueva izquierda como Ecuador, Bolivia y Venezuela. Y la religiosa, al encontrar un terreno como América Latina que no toleran las otras creencias religiosas.

El mundo de la televisión es uno de los aspectos de la lucha entre Arabia Saudí e Irán. Desde hace dos años, Irán creó una TV en español llamado Hispan TV dirigida a la opinión publica hispanohablante sobre todo en América Latina más que en España. Arabia Saudí hizo lo mismo con la Córdoba TV. Ambas televisiones defienden una corriente islámica, el wahabismo en el casi saudí y el chiismo en el caso iraní. Eso sí, Hispan TV es de contenido político más que religioso, mientras que la saudí es un canal religioso.

Sin embargo, la lucha ya no está entre dos, sino entre tres después de la decisión de Turquía de interesarse por la región de América Latina. Turquía anuncia su estrategia con la organización de la cumbre Turquía-Líderes Islámicos Latinoamericanosen Estambul a mediados de este mes de noviembre. Representantes de 76 instituciones islámicas de decenas de países de la región asistieron a la cumbre.

.

turquia
El presidente Turco Erdogan con líderes musulmanes de América Latina en la cumbre

La prensa internacional se interesó por la cumbre no por su contenido estratégico sino por las declaraciones del presidente turco Taeb Rayeb Erdogan al subrayar durante la inauguración que fueron los musulmanes primeros en descubrir  el continente americano y no Cristopher Colon.

La cumbre es el principio de una estrategia de Turquía con el fin de  realizar un salto cualitativo en su diplomacia en América Latina. Y se basa sobre unos pilares sólidos en comparación con Irán y Arabia Saudí.

Erdogan parte ya del legado otomano en América Latina, de modo que fue  el imperio otomano que se encargaba de promocionar el Islam en esta región del mundo en el siglo XIX y hasta 1920. se basa también sobre de la posición sólida de Turquía en el escenario internacional como país emergente que coordina en los foros internacionales con los países de América Latina sobre todo con Brasil.

Otro factor que ayuda a Turquía es que en comparación con Arabia Saudí y también Irán, ella es un país democrático no como los otros dos.  Y siempre en términos comparativos, Turquía promociona un Islam tolerante al lograr compaginar esta religión con la democracia, incluso se ha convertido en un ejemplo para  los países musulmanes a seguir en el futuro. Mientras que Arabia Saudí e Irán son tachados de países que predican un Islam extremista sobre todo con el wahabismo en el caso de Arabia Saudí.

Estas características dan una ventaja a Turquía en esta lucha tripartita en cuanto a la promoción del  el Islam en América  Latina pero quizás mucho más  los intereses políticos de cada de los tres. Y todo apunta que Arabia Saudí está perdiendo protagonismo a pesar de tener una presencia que se remonta a décadas en esta región.

Erdogan anunció que el 2014 es el año del continente africano, la semana pasada encabezó en Guinea Ecuatorial la cumbre Turquía-África, otorgando 800 millones de dólares de ayudas y subvenciones a los países pobres de este continente. El 2015, Erdogan planifica consolidar la presencia de Turquía en América Latina efectuando visitas a varios países, firmando acuerdos estratégicos y subvencionando algunas de las 80 mezquitas en la región y 50 centros islámicos.

Eso sí, la lucha entre estos tres países preocupa mucho a los EE.UU que no ve con buenos ojos esta nueva presencia de Oriente Medio en el sur del continente americano.

مقالات ذات صلة

By 

Sign In

Reset Your Password